Bienvenido

Contacto WhatsApp


Desde 1950, la firma RADIADORES CUAGLIA y de la mano de la FAMILIA BENAMÚ ha marcado un hito en el nordeste Argentino al servicio del automotor. Caracterizada por la alta capacitación del personal y garantía escrita en cada venta o servicio de reparación, única en dicho rubro fue conocida a través de los últimos años como la “Casa de los radiadores”. Se han anexado a tan completo stock, la línea de tanques de combustibles como así también una amplísima gama de accesorios de refrigeración y calefacción del automotor. Cuenta con unos de los talleres mas especializados en mantenimiento y reparación de radiadores, que puedan solucionar los problemas de altas temperaturas de la región, gracias a verdaderos “artesanos en la materia” Una Empresa Chaqueña, atendida por sus propios dueños, quienes siguen apostando al país y agradeciendo a sus clientes el apoyo recibido estos años.

Trayectoria

A Principios del año 2000 fuimos elegidos como distribuidor para el norte del país de prestigiosas marcas como, VALEO, CACHÁN, C.R.A. y FACORSA, Formando parte de una amplia red de distribuidores con sus dos locales comerciales en Resistencia y Corrientes. Una Empresa Chaqueña, atendida por sus propios dueños, quienes creyeron en esta provincia, mantienen firme su apuesta de crecimiento comercial, inaugurando un nuevo local comercial ubicado en la ciudad de Corrientes.

Un Poco de historia

En su primer automóvil en 1886, Kart Benz creó un sistema de enfriamiento por agua para su motor a través de una estructura de tubos paralelos, conocida como el radiador, El carro Benz y sus sucesores, dependían del hecho de que el agua caliente es meno densa que el agua fría, y siempre tiende a subir en un sistema cerrado. Esto causa una circulación natural conocida enfriamiento de termo sifón. El tipo original celular de radiador fue introducido por Gottlieb Daimler (no relacionado a Benz). Este consistía en cuatrocientos o quinientos tubos cuadrados de ¼ pulgadas y 12 cm de largo unido juntos horizontalmente. Estaban separados unos de otros por cable acomodados para correr entre las filas de los tubos en ambas direcciones. Los bloques de tubos eran unidos y sumergidos en un baño de soldadura, adelante y atrás, dejando un espacio de 1/32 pulgada en cada lado de todos los tubos. Los bloques eran entonces ensamblados con un tanque superior y otro interior, para formar un radiador. El agua fue forzada a pasar a través de los tubos, dejando pasar aire entre los tubos una gran superficie de radiación.